Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Luka Narutsiko [+18] [En Corrección]
Lun Jul 04, 2016 8:38 pm por Ryan Phomet

» Biblioteca de Linove
Mar Jun 28, 2016 7:29 pm por Knut Mann

» Cultura Vampírica
Lun Jun 27, 2016 11:00 am por Patrick Robert Urremez

» Bebida: Rysteriam
Lun Jun 27, 2016 10:58 am por Patrick Robert Urremez

» Registro de Avatares
Dom Jun 26, 2016 1:30 am por Aluvion Nox

» Aluvion Nox [En Construcción]
Dom Jun 26, 2016 1:26 am por Aluvion Nox

» Registro de Poderes y Habilidades
Mar Jun 21, 2016 1:22 am por Ginevra Lehns

» Sympan Kosmos [En Construcción]
Lun Jun 20, 2016 11:31 pm por Sympan Kosmos

» Ginevra Lehns [Aprobada]
Lun Jun 20, 2016 8:07 pm por Ryan Phomet

» Khizza Uboji [En Corrección]
Lun Jun 20, 2016 7:52 pm por Ryan Phomet

Mejores posteadores
Ryan Phomet (34)
 
Abraxas (18)
 
Knut Mann (18)
 
Saraah Gautier (13)
 
Patrick Robert Urremez (13)
 
Kristan Meinon (11)
 
Shane do Volken (10)
 
Ann Mack (10)
 
Nina Tails (8)
 
Ciudadano de Linove (8)
 

Aventureros

Ryan Udrick Phomet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ryan Udrick Phomet

Mensaje por Ryan Phomet el Sáb Mayo 21, 2016 9:55 am

Ficha de Ryan Udrick Phomet


Nombre: Ryan Udrick Phomet.
Apodo: El Tabernero.
Raza: Humano. (Se rumora que puede tener ascendencia élfica, pero es un dato no corroborado)
Edad: 23 años.

Historia:
- Entonces, Sr. Phomet – la carrasposa voz del secretario del Senado sentado frente a mí me devolvió a la realidad – Como entenderá, el Senado requiere de sus servicios, está usted entendiendo por qué ¿no es así? – los fríos y arrugados ojos del hombre me escrutaban desde el otro lado del enorme escritorio de caoba y oro.

- Claro que entiendo, Sr. Olley. Es solo que sigo sin comprender ¿por qué yo? Soy un simple y vulgar tabernero ¿sabe?

- Lo sabemos – el tono con el que el hombre recito aquellas palabras me confirmó, que al menos él estaba pensando lo mismo. Irguió la espalda y abrió una gaveta del lateral del escritorio extrayendo un juego de pergaminos – aun así, es el deseo del Senado, y por ende, es el deseo de la Ciudad – me dedicó una frívola sonrisa y comenzó a garabatear trazos en el primer pergamino.

Le detallé un momento tratando de descubrir lo que debía hacer, el hombre era viejo; muy viejo. Tenía el cabello largo, canoso y blanquecino amarrado a una bien arreglada coleta en la parte baja del cuello. Los ojos, ocultos en un mar de arrugas eran oscuros, con las cejas bastante pobladas y la nariz grande, como un enorme pico de ave; sobre ella reposaban unas grandes gafas, demasiado gruesas y grandes para su rostro. La piel era blanca, pero con un aspecto delicado, como la piel de las cebollas; parecía que en cualquier momento podría desvanecerse en cenizas al aire. La formalidad le expulsaba por cada poro del cuerpo, parecía como si hubiera nacido para trabajar en el Senado. Bufé sin que me escuchara. Odiaba ir al Senado, era todo demasiado protocolo, pero aquella mañana una carta de citatorio había llegado, y como encargado de Phomets Howl no podía escabullirme de esto, acomodé el cuerpo sobre el enorme asiento de terciopelo y acomodé los brazos en los descansos de los lados.

- Entiendo, Sr. Olley – mi voz sonaba cordial y educada como la de él – si es el deseo del Senado atenderé aún sin comprenderlo. Pero; como usted sabrá, yo soy un tabernero, dirijo una taberna en la zona comercial y no deseo abandonarla

- Se asignará un encargado con premura, no se preocupe – comenzó a decir el hombre mientras sonreía con suficiencia.

- ¡No! ¡Para nada aceptaré eso! – su rostro volvió a ser un hielo – Solo aceptaré lo que el Senado me pide si puedo seguir dirigiendo mi taberna durante esta tarea que se me solicita realizar. En otro caso, me veré forzado a declinar con mucho dolor – la fuerza de mis palabras fue reafirmada con una mirada decidida, sabía que era algo altanero de mi parte, pero bajo ninguna concepto abandonaría mi preciada taberna, aún si todo Eodren estaba siendo destruida por fuego y hielo.

- Oh, ya veo – por primera vez, la voz del hombre me pareció reconfortante, sus ojos se suavizaron una milésima de segundo antes de adoptar su tan familiar porte de político – Entonces, Sr. Phomet, puede tomarlo como a usted le parece – extendió un pergamino frente a mí, era un enorme contrato – si lee con detenimiento, verá que su petición ya está contemplada en la parte inferior, el Senado supuso que algo como esto era necesario para su participación – una sonrisa algo sombría se dibujó en el rostro del hombre.

- Vaya – suspiré sorprendido, aquello no lo esperaba.

Esperaba al menos conseguir un par de días para consultar aquella idea con Abraxas. ¡Abraxas! Estaba seguro que él sabía algo de todo aquel asunto. Tomé los pergaminos y miré directamente a donde él señalaba, efectivamente, un apartado sobre la taberna estaba resaltado con letras oscuras, ponía:

“Las actividades referentes a Phomets Howl, sus terrenos y clientes estará totalmente sujeta al juicio del ciudadano Ryan Udrick Phomet mientras está en acción de sus facultades para el cumplimiento de lo antes estipulado. Ni el Senado, ni el Consejo, ni la Guardia de la Ciudad o algún otro miembro del sistema de gobierno de la ciudad de Linove interferirán de alguna forma con los asuntos de la mencionada taberna. Bajo este derecho, el ciudadano no faltará con sus deberes bajo la premisa de que su libertad con referencia a la taberna será absoluta, siendo deber de nosotros cubrir cualquier eventualidad requerida por el ciudadano”

- Como verá, todo está cubierto – la voz del hombre rebosaba de satisfacción, sabía que había ganado, no podía negarme con aquella parte en el contrato. Suspiré y una amplia sonrisa me iluminó el rostro.

- Pues sí, así parece – me levanté con los pergaminos en la mano, y antes de que el hombre pudiese decir más palabras los guardé en el interior de mi abrigo – No se preocupe, Sr. Olley, aceptaré sin pelear más a este contrato – los ojos preocupados del hombre me miraban expectante – pero no puedo firmar aún, tengo un amigo que siempre revisa mis contratos antes de poder firmarlos, usted entenderá; gajes del oficio – ladeé el rostro ampliando la sonrisa para tratar de trasmitirle confianza. El hombre solo repuso su máscara sombría y se acomodó en su silla.

- Está bien, Sr. Phomet, mientras los documentos estén firmados y en mi escritorio en dos días, por la mañana, entonces creo que hemos terminado aquí. Ha sido – la cenicienta y arrugada mano se extendió hacia mí – un placer conocerle, espero tenga un buen día – un ligero apretón, y la secretaría me condujo al exterior.

Afuera, se desarrollaba un día normal en el Senado. La puerta de la oficina del sr. Olley daba a un amplio pasillo de rojo y plata, con un gran número de puertas y ventanas a cada lado, un par de escritorios, algunos floreros, cuadros y alfombras; todo a juego con los colores de las paredes y el suelo. Al fondo, se podía ver una enorme puerta de madera, abierta de par en par dejando entrever la luz del día en el exterior. Sonreí y comencé a caminar por el lugar; miles de criaturas iban y venían por todo el Senado, llevando pergaminos, comida, libros, grandes libros, incluso divisé a una hermosa chica de cabellos rojizos que sostenía una bandeja con panecillos, agua, té y una botella de licor de chocolate.

Una pequeña elfa, de cabellos similares al escritorio del viejo sr. Olley comenzó a caminar a mi lado sosteniendo un gran fardo de pergaminos, parecía ir demasiado concentrada para percatarse de la cercanía que llevaba conmigo. Era linda, menuda y con ropas bastante llamativas para aquel lugar tan formal, sonreí y me separé de ella en cuanto se giró hacia una puerta a la izquierda del pasillo. Yo odiaba sinceramente al Senado, pero no solo al Senado, de hecho odiaba toda la figura de orden que se había establecido en la ciudad de Linove desde hacía un buen tiempo. Si bien era cierto que aquello era necesario, y que las cosas habían mejorado un montón desde la creación de estos “poderes”, también era cierto que la corrupción, los deseos egoístas y políticos, así como el desbalance escondido tras la fachada de orden iban cobrando fuerza mientras la ciudad conseguía más y más poder. Las guerras que habían asolado a la ciudad de Linove desde su creación no habían sido suaves, pero de alguna forma había perdurado, y ahora la prosperidad parecía rodearle con mucha alegría. Suspiré.

Un atractivo chico de cabellos cobrizos y orejas de zorro de color blanco me sonrió desde un escritorio a la derecha, le devolví la sonrisa con amabilidad y seguí caminando hasta la salida, el pasillo era enorme, y daba entrada a otros pasillos a cada lado, uno llevaba a unas escaleras de mármol en forma de caracol, el otro daba paso a más pasillos. Por fin llegué a la puerta de salida, y respiré el aire puro y frío de la ciudad, el sol me calentó las orejas. Sentí la magia rodear mis oídos.

- ¡Por fin, acabé la dichosa reunión! – anuncié en voz baja mientras estiraba los brazos al aire. ¿Qué te dijeron? Una suave y familiar voz resonó en mi cabeza, adoraba poder conectarme con Abraxas de forma tan natural cuando lo necesitaba – Pues, el Senado quiere que participe en algo nuevo. Estoy seguro que tú sabes más de este asunto que yo – le acusé proyectándole una gran sonrisa. Escuche un pequeño refunfuño.

Afuera, el edificio daba a lo alto de una gran escalinata de piedra y granito, al pie de ella estaba una gran y colorida plaza, con una enorme y bella fuente, que hacía de intermediaria entre la entrada al Senado y el camino real hasta la plaza mayor de la ciudad. Unos rosales y algunos arbustos florales adornaban los alrededores del lugar.

- Entonces ¿me negarás que sabes algo? – le recriminé con un deje bromista. Algo sé, pero te lo cuento después. Era obvio que si sabía bastante. Sonreí – Necesito que revises los documentos, Abraxas; no pretendo firmar sin que tú me asegures que todo está en orden, sobre todo con Phomets Howl, ya sabes que no soportaría a otro dueño – una ligera preocupación tiño mi voz. Le sentí girar los ojos Lo leeré prometió.

Comencé a caminar por la plaza rumbo al camino real. Varias parejas disfrutaban del hermoso día en el lugar; un par de pequeños metamorfos corría en forma de lobos y al otro lado, una pareja de vampiros oculta bajo una sombrilla caminaban por los jardines de rosas. Todo era demasiado bonito aquella mañana. Escuché bufar a Abraxas ante mis pensamientos.

- En fin, creo que iré a visitar a Nina, necesito suplementos del mercado, quiero preparar hoy un gran estofado de basilisco y descorcharé un barril de cerveza de mantequilla, o tal vez un poco de ron de fuego. Además necesito muchas especias nuevas ¡Por los dragones! Nina deberá hacerme un pequeño descuento para poder llevar todo en un solo viaje y… - sentí la soledad en mi mente, con un suspiro deje la magia fluir de nuevo y la mente de Abraxas volvió a alumbrar mi cabeza - ¡Oye no te vayas! El viaje hasta el mercado es largo, necesito compañía ¿sabes?Algunos tenemos trabajo ¿sabes? Me respondió el con fastidio – anda, no te cuesta nada, acompáñame – sus pensamientos se volvieron más suaves Está bien. Pero solo hasta que llegues con la zorrano seas cruel con Nina, Abraxas. Ya sabes lo mucho que nos quiere a ambos – le reprendí mientras comenzaba a caminar por el camino principal.

Perfil Psicológico:
Ryan es un ser carismático, jovial, alegre, cariñoso y bastante amable. Se podía decir que compartir y hacer sentir cómodos a los demás es su segunda naturaleza. Es paciente, calmo, inteligente, muy risueño y tiene un don para hablar que siempre utiliza en su favor. Aun cuando las cosas se ponen difíciles, Ryan suele ser capaz de mantener la compostura y pensar con mucho detalle las cosas, rara vez pierde el control de sí mismo y suele crear esa misma confianza en los que están a su alrededor.

Es uno de los miembros más queridos en la compañía, dado que su personalidad le permite entenderse con la mayoría de las personas sin invadir su espacio, es bastante intuitivo y suele saber cómo llegar a los demás y ayudarles en lo que necesiten, es por ello que su apodo es “El Tabernero”. Por otro lado, Ryan es sumamente torpe y despistado, suele perderse en sus sueños y mundos fantásticos cuando no tiene mayor cosa en la mente, además de que su coordinación fuera del combate es bastante escasa, si no fuera por la fortuna de su familia, ya hubiese quebrado a la taberna, y a la ciudad; aun así, Ryan nunca deja que las cosas le desanimen, aunque en su mente ya este todo perdido, siempre mantiene una sonrisa y un espíritu deseoso por avanzar.

En lo particular, Ryan suele ser como un padre amable y comprensivo, nunca juzga, y nunca rechazara a nadie por como es, aunque puede que si reprenda e instruya bastante. Es responsable y muy dedicado. Su lema personal es “Vive y deja vivir”.

Perfil Físico:
De cabellos dorados, brillantes y sueltos en un peinado bastante alborotado. Ryan es un ser bastante llamativo cosa que parece no molestarle, su tez es clara pero con un ligero bronceado superficial, tiene los rasgos finos, delgados, como los de un Phomet joven y juguetón. Sus ojos son de color claro, un suave azul similar al cielo de Eodren. Son muy cálidos, amables y fraternales, que están bajo dos cejas delgadas y muy expresivas. Sus dientes relucen brillantes como a dentadura de un Vampiro, ya que por algún motivo tiene los colmillos muy desarrollados.

Es delgado, esbelto y grácil, a menudo le comparan con una mujer sin pechos. Sus músculos están desarrollados pero no en extremo, más que todo sus piernas, que son gruesas y fuertes. Siempre viste ropas de estilo antiguo, con telas suaves de colores pastel y marrón. Mayormente usa un pantalón al cuerpo, ajustado; una camisa manga larga formal, un chaleco a juego de cuello alto, guantes de cuero y botines a juego que le llegan a media pierna. Algunos accesorios y una fina pero poderosa espada de estilo esgrimista que siempre ajustado en una vaina de cuero y cobre en su cinturón.

Magia Antigua - Manipulación de la energía.

Ryan tiene la capacidad de absorber y reutilizar la magia a su alrededor para sus propios fines, es por ello que siempre lleva consigo algunas gemas especiales, que proyectan magia constantemente que el absorbe de forma casi automática. Poseé tres artilugios personales que le proveen de magia cuando lo necesita, un collar de ámbar mágico, un brazalete de zafiros y una tobillera de citrino. Los poderes de Ryan dependen siempre de la energía mágica que es capaz de absorber, es por ello que suele llevar consigo una bolsita con cristales de magia variados, para estar listo para cualquier cosa.

Curiosidades:

Siempre lleva consigo un collar que es reliquia de su madre, es de cuero, ceñido al cuello y con una moneda de oro en la parte frontal, la moneda lleva marcado el escudo de los Phomet. Un gato superpuesto en un sello rúnico antiguo.

Ryan es ambiguo sobre sus preferencias sexuales, es amable y cordial con todos a su alrededor y jamás denota preferencia especifica por estar acompañado de hombre o mujeres.

Su espada es de acero draconiano. Una antigua aleación de la que se tienen pocos registros, ya que en la ciudad de Linove no se fabrica. La empuñadura es de bronce, cubierta de cuero y con detalles estampados como el escudo de los Phomet.

Casi siempre lleva una bolsita de terciopelo marrón atada en el lateral de la cadera, en ella suele guardar monedas de oro para las compras; esta bolsita esta hechizada, y su capacidad de almacenamiento real es incierta.

Nadie jamás ha visto a Ryan realmente enojado, ya que su carácter es muy suave y cordial.

Es fanático de los dulces, motivo por el cual es un gran pastelero y repostero.

________________
avatar
Ryan Phomet
El Tabernero
El Tabernero

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 03/01/2015
Edad : 24
Localización : Arión, Linove, Phomet's Howl

Ver perfil de usuario http://linovetales.forovenezuela.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.