Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Luka Narutsiko [+18] [En Corrección]
Lun Jul 04, 2016 8:38 pm por Ryan Phomet

» Biblioteca de Linove
Mar Jun 28, 2016 7:29 pm por Knut Mann

» Cultura Vampírica
Lun Jun 27, 2016 11:00 am por Patrick Robert Urremez

» Bebida: Rysteriam
Lun Jun 27, 2016 10:58 am por Patrick Robert Urremez

» Registro de Avatares
Dom Jun 26, 2016 1:30 am por Aluvion Nox

» Aluvion Nox [En Construcción]
Dom Jun 26, 2016 1:26 am por Aluvion Nox

» Registro de Poderes y Habilidades
Mar Jun 21, 2016 1:22 am por Ginevra Lehns

» Sympan Kosmos [En Construcción]
Lun Jun 20, 2016 11:31 pm por Sympan Kosmos

» Ginevra Lehns [Aprobada]
Lun Jun 20, 2016 8:07 pm por Ryan Phomet

» Khizza Uboji [En Corrección]
Lun Jun 20, 2016 7:52 pm por Ryan Phomet

Mejores posteadores
Ryan Phomet (34)
 
Abraxas (18)
 
Knut Mann (18)
 
Saraah Gautier (13)
 
Patrick Robert Urremez (13)
 
Kristan Meinon (11)
 
Shane do Volken (10)
 
Ann Mack (10)
 
Nina Tails (8)
 
Ciudadano de Linove (8)
 

Aventureros

Ruby Grimaldi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ruby Grimaldi

Mensaje por Ruby Grimaldi el Sáb Mayo 21, 2016 11:51 pm

Ficha de Ruby Grimaldi


Nombre: Ruby Grimaldi
Raza: Humana
Edad: 16 años

Historia:
El humo y los olores del lugar se arremolinaban y mezclaban en la pequeña taberna a la que acababa de entrar, se supone que allí se encontraría con la única Nina Tails pero aún era muy temprano y decidió sentarse en una mesa y pedir una botella para entrar en confianza antes de que llegara su citadora. Esta clase de situaciones siempre me ponen muy nerviosa y termino provocando estragos cuando me pongo así dejó su espada sobre la mesa de madera cerca de la pared a la que estaba pegada, el lugar era una vieja taberna muy concurrida por borrachos y gente de bajos recursos económicos, dónde muchas veces se reunían a hacer negocios no del todo limpios o hacer apuestas, no se podía esperar nada mejor en una taberna de mala muerte en los barrios bajos de la ciudad. Ruby se sirvió un vaso de ron de fuego y dio un largo sorbo que dejó el vaso a pocos dedos de contenido, volvió a llenar el vaso y miró el reloj ya no debe tardar en llegar, esta chica suele ser muy puntual se dedicó a observar a la gente del lugar distraídamente mientras tomaba su bebida, al otro lado de la taberna, un joven reía sin parar contando una historia a sus compañeros, que lo acompañaban en su jovial risotada, en una mesa más cercana un grupo de tres hombres charlaban muy seriamente en voz baja, todos tenían aspecto sucio y grotesco; en otra mesa, un hombre mayor charlaba con una chica que estaba sentada cerca de él susurrándole cosas al oído. De verdad esta ciudad se ha convertido en un lugar desagradable, si no estás entre los ricos. Se abrió la puerta de la taberna y una hermosa chica exuberante, de cabellos largos y negros, un par de orejas de zorro sobresalían de su cabello y unas colas asomaban asomaban por debajo de su corto vestido, entró como quien no se percata de dónde se encuentra, saludando al tabernero con mucho cariño, y regalandole una sonrisa pícara.

- Estoy buscando a una pequeña pelirroja, la pobre tiene un muy mal carácter, ¿la habrás visto por aquí cariñito? –

El tabernero, un hombre anciano, le sonrió tontamente y ruborizándose un poco – ¡Claro, claro! Está al fondo, llegó hace un rato querida Nina, ¿te sirvo algo? La casa invita –

Nina giró su rostro para mirar hacia el final de la taberna y divisando a la pequeña chica pelirroja sentada en una de las mesas – Solo tráeme otro vaso para acompañar a mi nueva amiguita, eres un encanto – caminó con paso decidido moviendo sus caderas suavemente, sin percatarse de las miradas de los hombres que se encontraban en el lugar, hasta que se sentó junto a la chica, el tabernero trajo un vaso más, le dedicó una sonrisa y se retiró de nuevo a la barra para atender los otros clientes.

El ruido de charlas y risas volvió a llenar la taberna y Ruby fijó su mirada en la chica a su lado, la verdad no la considero hermosa, simplemente es llamativa, ¿por qué no es más discreta al entrar en un lugar como este? – ¿y bien? Con qué fin me solicita alguien como tú, a charlar en una taberna, sé que nos conocemos desde hace un tiempo Nina, pero por eso mismo sé que no haces reuniones privadas con nadie, a menos, que necesites algo de esa persona – tomó un sorbo de ron mientras lentamente jugueteaba con su cabello un poco, le dedicó una sonrisa con una luz en sus ojos que solo demostraba su introducción le había parecido muy divertida – No tenemos que ponernos tan tensas querida Ruby, la verdad, tienes razón, quiero hacer negocios contigo; pero no por ello tenemos que ir al grano tan rápidamente, siempre quiero conocer bien a mis socios antes de llegar a ciertos acuerdos – la chica llenó nuevamente el vaso de Ruby y le sonrió cálidamente, esa era una sonrisa que solo Nina podía lograr que transmitiera tranquilidad - ¿Por qué no tomas otro trago y te relajas un poco? Como ya te dije, quiero conocer bien a mis socios antes de llegar a algo, la confianza es uno de los pilares básicos en toda sociedad y amistad, así que… amiga, tú ya sabes a qué me dedico, dirijo el mercado de Linove, solo soy una querida y reconocida ciudadana más de nuestra hermosa ciudad. Me gusta el ron de fuego, la cerveza de mantequilla, todos los manjares que sirven en Phomet Howl, el dinero, divertirme y por supuesto los chicos apuestos. Qué te parece si me cuentas algo sobre ti, ya sabes, hasta ahora solo eres una fiel clienta de mi querido mercado -

Los cuatro vasos de ron comenzaban a hacer efecto en Ruby, que no estaba muy acostumbrada a beber con regularidad, sus músculos comenzaban a relajarse y su mente se despejó. De pronto se sintió cómoda en aquel oscuro y sucio lugar. Así que quiere saber algo acerca de mí, eso no parece ser nada peligroso ni fuera de lo común al fin y al cabo Nina siempre íntima con sus conocidos Ruby volvió a llenar su vaso, tomó otro sorbo y se dispuso a responderle a la glamurosa mercader.

- ¿Así que quieres saber de mi vida? Bien, pues si algo tengo que decir de mi vida, es que todo era perfectamente normal hasta hace muy poco. Dirás que aun soy muy chica para hablar de esta manera, pero te aseguro que no has vivido ni la mitad de las cosas que yo, incluso siendo mayor. La vida no se mide por la cantidad de años que tienes, sino por la cantidad de experiencias que has vivido, eso siempre me lo repetía mi madre cuando era pequeña – soltó una risita y continuó - Es una lástima no poder decirle que tenía mucha razón; pero sí le agradezco que me ayudara a hacerme mayor en menos tiempo - Nina parecía complacida, se recostó sobre la mesa de madera poniendo sus pechos sobre la misma y dejando ver su escote sin un solo grado de discreción, colocó su mano bajo su mentón y fijó sus felinos ojos dorados en la chica - Cuéntame más - Ruby tomó aire y se dispuso a continuar con su historia recostandose en el espaldar del asiento con su vaso en la mano, bebió otro trago y prosiguió.

- Siendo honesta los tiempos se han dispersado un poco en mi mente, sé que pasé gran parte de mi niñez, con mi madre, no recuerdo exactamente donde vivía cuando eso, pero si la recuerdo a ella, era preciosa, valiente, fuerte, la mejor. Ella me enseñó todo lo que sé sobre la magia, todo lo que he mejorado ha sido gracias a ella, alguien le asesinó y eso puso fin a mi infancia feliz - El rostro de Ruby se ensombreció al mencionar el asesinato de su madre, Nina estaba erguida y tomaba otro sorbo de ron, cambió sus piernas de posición montando una sobre la otra y recostandose sobre el espaldar de la silla para mirar a la chica a su lado - Terminé en un orfanato, suena trillado y tonto, pero allí pasé los peores años de mi vida. Los chicos me molestaban por mi cabello rojo, también porque parecía ser débil y frágil; es curioso que ahora todo eso cambiara tanto, no recuerdo con exactitud cuánto tiempo estuve en ese lugar infernal, un día escapé, cansada de lidiar con los demonios que allí vivían, y luego solo recuerdo árboles, ríos y casas – Ruby hizo una pausa y tomó otro sorbo de ron antes de soltar una risotada – Recuerdo cuando conocí a los Grimaldi, era una de esas familias adineradas, un día me descubrieron entrando en su cocina para robar algo de comer, la cocinera me tiró del brazo hasta la sala donde se encontraba la familia entera, era navidad y ni siquiera me había percatado de ello, me adoptaron ese día, pero a pesar de que allí nadie se metía conmigo, ni me faltaba nada, siendo una de las familias más adineradas de toda Linove, no eran demasiado cariñosos ní atentos; solo les veía a la hora de la comida y con suerte se percataban de mi presencia en la casa en algún evento social; de hecho, creo que solo me adoptaron por lástima o por quedar bien delante del resto de invitados, me veían más como una mascota que como a una hija – Nina carraspeó antes de dirigir su suave mano a la cabeza de la chica - Debiste sentirte muy sola y triste mi pobre y dulce niña - le susuró mientras acercaba la cabeza pelirroja a su cuerpo y le daba un dulce abrazo.- En realidad extrañaba a mi madre biológica - dijo antes de separarse de la metamorfa y cambiar de posición para mirar a la chica de frente, con una pierna sobre el sillón, bebiendo otro sorbo de ron, no se había percatado que ya iba por la tercera botella - Creo que te estoy aburriendo – Nina le miró con reproche, como queriendo decirle que estaba siendo absurda con esa afirmación.

La joven intentó explicarse sin prestar mucha atención al rostro de su compañera de copas - Ésta no es la típica historia de una chica que se lamenta de su vida, no, esta es la historia de cómo un fénix fuerte y grandioso surgió de las llamas de una pobre chica desafortunada. Viví en armonía con los Grimaldi durante 3 años, practicando la lucha con la espada; la tradición familiar era la magia de tipo física, por lo que todos eran excelentes luchadores, así que me obligaron a continuar la tradición para mantener el honor de la familia, vaya tontería, mi magia no era ni de cerca de ese tipo; y lo único que yo quería era practicar las enseñanzas de mi madre; pero me hicieron prometer no usar mi magia nunca – Esto último lo dijo colocando sobre la mesa la botella con un golpe sordo, se podía ver una mueca maquiavélica naciendo en su rostro y comenzó a hablar con mayor velocidad, con un tono de voz más chillón - Un día, la señora Grimaldi entro a mi habitación en el momento menos conveniente – una sonrisa se extendió sobre su rostro de extremo a extremo sin dejar ver sus dientes - Estaba practicando la magia que mi madre me había enseñado; me había hecho con un par de libros de la biblioteca luego de rogar mil veces por ellos a la bibliotecaria, ella me había  hecho prometerle devolverlos al día siguiente sin un rasguño. La señora Grimaldi enfureció, gritó y lanzó mis libros contra las paredes – Ruby se acomodó sobre el asiento sorprendiendo un poco a Nina por su efusividad, siempre le había visto muy serena y tranquila, no podía explicarse qué le estaba sucediendo a la chica serena y centrada que había visto hasta el momento.

Por suerte para ambas, la taberna se había llenado de personas, y el ruido aumentaba, haciendo difícil que alguien les pudiera escuchar, o se fijara en ellas demasiado -"¡Te dije que no podías hacer más magia en esta casa! Ahora recibirás tu castigo por desobedecerme"- dijo en forma teatral imitando a la señora Grimaldi - ¿Puedes creerlo? ¿Castigo? ¿Quién se creía que era? Nadie me dirá nunca que puedo o que no puedo hacer, fue una tonta al decirme eso; despertó en mí una ira incontrolable y todo se comenzó a quemar a mi alrededor. Recuerdo sus gritos, y los del señor Grimaldi, mientras la casa entera se incendiaba. Recuerdo una explosión, sus rostros llenos de miedo y sudor. Salí de aquel lugar infernal con la espada que los Grimaldi me habían regalado ensangrentada, al igual que mis ropas. Y el colgante de la señora Grimaldi en mi cuello, estaba totalmente agotada, había usado demasiada magia, me desplome en el suelo a unas calles – hizo una pausa larga para beber otro poco de ron de fuego y servirse el último vaso.

La pequeña chica miró a Nina nuevamente, esta estaba relajada con su cabellera cayéndole sobre los hombros y su rostro inexpresivo - ¿Qué pasó luego? No estoy muy segura. Desperté en un lugar frío y oscuro, no puedo contarte exactamente donde, es confidencial, al igual que gran parte de lo que he hecho después. Si lo hiciera, tendría que matarte Nina, y no queremos eso ¿verdad? – Una sonrisa a modo de broma le iluminó el rostro. pero su tono de voz sonó siniestro, de pronto Ruby volvió a la normalidad nuevamente y continuó con su historia al ver que su interlocutora no mostraba signos de decir una palabra - Solo sé que no siento remordimiento, y que desde entonces soy una persona libre y completa, me encontré a mí misma y a mi talento; cosa que no pienso desperdiciar, de ahora en adelante solo haré lo que yo quiera – ante esto último soltó una risa alegre y sus ojos rojos brillaron bajo la tenue luz de la taberna – Creo que es suficiente ron de fuego por hoy para ti mi pequeña amiga, salgamos de este lugar y vamos a un lugar seguro donde te puedas recostar un rato, luego de eso, te presentaré un par de amigos que sé que te van a fascinar, mi dulce aventurera - Nina sonrió, levantándose de la mesa con un movimiento gracioso y elegante mientras movía sus peludas colas llamando la atención del tabernero, quien apareció en un segundo al lado de la exuberante chica – ¡Oh querido Tom! Mi amiga y yo lo hemos pasado espectacularmente esta tarde gracias a ti, mil gracias por tus atenciones y tu hospitalidad, pero ahora ambas debemos ir a casa, dime, ¿cómo debería pagarte por tus servicios? – un tono gatuno muy propio de ella resonó en los oídos del tabernero, era el que usaba cuando quería convencer a alguien de alguna cosa, mientras dándole un estrecho, le hacía sonrojar y comenzar a tartamudear de los nervios.

- E-es un placer atenderla señorita Nina, al igual que a sus amigos, el servicio de hoy es cortesía de la casa… cortesía de la casa, si mi señorita – dijo el viejo tabernero con una dulce sonrisa mientras la zorrita ayudaba a levantar a Ruby y se despedía de su anfitrión con una amplia sonrisa, salieron a toda prisa del lugar. Vaya situaciones en las que terminó enrollada por tú culpa, espero que les haya gustado la historia chicos, porque de ahora en adelante tendrán que lidiar con esta lindura, tomando a la casi inconsciente Ruby entre sus brazos comenzó a moverse a toda velocidad hacia Phomets Howl Ryan la dejaré en una de tus habitaciones, espero no te moleste, pero solo por si no lo han notado, no soy exactamente la mejor niñera del grupo…

Perfil  Psicológico:

Ruby es una chica práctica decidida y con una gran fuerza de voluntad, lo que la ha llevado a ser perseverante con la venganza de la muerte de su madre biológica. Es una chica de hábitos por lo que diariamente realiza ciertas actividades que ella denomina rituales siempre a las mismas horas y de la misma forma, no le gusta que algo se interponga entre sus rituales y es un poco reacia al cambio, por lo que le cuesta mucho adaptarse a un nuevo estilo de vida. También es una chica decidida y leal a quien ella considere "su líder" y a quien jamás traicionará protegiéndole con su vida.

Su temperamento suele ser tranquilo y reservado, exceptuando cuando ingiere licor de algún tipo, ya que le afecta mas rápido de lo normal, no teme decir lo que piensa siempre y cuando considere que esto es prudente o beneficioso de alguna forma. Es amante de los lujos, la comida y las bebidas, todo lo que sea comodidad para ella es primordial, por lo que no es extraño que se encariñe demasiado con los objetos ajenos.

A pesar de no poder recordar la linea temporal de su vida con suficiente orden y precisión debido a una amnesia parcial en sus recuerdos, mantiene todos los conocimientos sobre su magia y habilidades adquiridas a lo largo de esta completamente intactos por lo que es una de las personas más hábiles en la Magia Antigua del elemento Fuego que pueda encontrarse con vida en toda Linove.
 

Perfil Físico:

Es pálida, de una altura no mayor a 1.62 mts de contextura delgada y ágil, tiene una larga cabellera roja que la caracteriza y y un par de ojos grandes que hacen juego con su cabello, suele vestir un uniforme de marinera por puro placer, ya que es aficionada a los uniformes y en algunas ocasiones lleva un abrigo negro y largo hasta los tobillos.

A pesar de su contextura delgada y de su baja estatura, es una chica fuerte y ágil a la hora del combate demostrando los resultados del duro entrenamiento que recibió en la casa de los Grimaldi, por lo que no se lo pensará dos veces para poner a quien considere que haga falta en su lugar.

Magia Antigua - Fuego.

Ruby posee una magia capaz de crear y manipular el fuego a voluntad el cual no le hace daño siempre y cuando no se reproduzca por si solo. Sus múltiples conocimientos en este arte fueron recibidos y  le permiten formar múltiples bolas de fuego que suele usar como proyectiles, prolongar el fuego a través de su espada para provocar mayor daño con la misma, crear explosiones a corta y mediana distancia y logra impulsarse con fuego que hace salir de su espalda en forma alada.

Curiosidades

Como accesorios siempre lleva el collar de la señora Grimaldi, que al contrario de lo que todos creen (como muestra de su aprecio hacia la adinerada mujer que murió en el incendio) lleva como trofeo de un logro conseguido, su primer asesinato a sangre fría y salir impune de ello, debido a que todas las pruebas fuero borradas por las llamas y la espada de acero puro que consta de 1.10 mts de longitud, curva y con filo de un solo lado que la familia le regaló cuando vivió con ellos.

Le encanta el chocolate en todas sus presentaciones y le tiene un miedo irracional a las cucarachas, aunque ha logrado combatir este miedo en situaciones extremas.
avatar
Ruby Grimaldi

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 18/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.